NO ACEPTO

Red de trabajo sobre los matrimonios forzados

Matrimonios forzados en España

Los matrimonios forzados son, hoy en día, un fenómeno frecuente en algunas comunidades y pueblos de Asia, Oriente Medio y África, aunque no podemos vincular esta problemática a una determinada cultura, comunidad o país. La realidad es, que no toda la sociedad practica los matrimonios forzados, pero sí que es una práctica frecuente en determinadas comunidades y etnias de China, India, Pakistán, Turquía, Irán, Afganistán, Bangladesh Irak, Marruecos, Senegal, Gambia, entre otros.

En un contexto de globalización, multiculturalidad y migraciones, los matrimonios forzados también aparecen en Europa.

A diferencia de otros países europeos, donde se han realizado investigaciones sobre la existencia de los matrimonios forzados en sus sociedades, en España se sigue percibiendo como un fenómeno muy aislado que sólo tiene lugar de manera esporádica en algunas comunidades.

Sin embargo, si analizamos la población que hay en España según datos del INE, a 1 de enero de 2020, vemos que se trata de una realidad que no es lejana. Los datos nos dicen que en España hay importantes comunidades que proceden de países en donde los matrimonios forzados se llevan a cabo:

Nacionalidad Nº de mujeres entre 15 y 44 años
Marruecos 213.242
China 61.051
Pakistán 15.859
Senegal 10.026
Nigeria 9.657
India 12.593
Mali 2.568
Gambia 2.927
Bangladesh 3.553

«En otros casos, las mujeres huían antes de que el matrimonio se hubiera celebrado y, como consecuencia de esta situación de vulnerabilidad, intentando huir, cayeron en redes de trata que les prometieron un futuro mejor en Europa y las engañaron para realizar el viaje hasta aquí, con el fin de someterlas a explotación, principalmente en la prostitución» (Adoratrices – Proyecto Esperanza)

«Constatamos que esta problemática está bastante invisibilizada: por lo general, estas chicas no causan problemas en clase, no hacen ruido, sacan buenas notas …. por lo que encontramos poca red que esté trabajando en este sentido en la que apoyarnos. La mayor preocupación del equipo educativo es la infelicidad de las chavalas, producida por la necesidad de libertad y, a la vez, de aceptación por parte de sus familias» (Asociación para la Integración del Menor Paideia)

Sin comentarios

Se el primero en escribir un comentario

Escribe un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.